El presidente americano dio ayer rienda suelta a un enfado que puede que lleve acumulando cerca de un mes. Si empez su comparecencia ante la prensa con su habitual calma y su tono didctico, Obama fue encendindose para acabar abroncando a las compaas petroleras, a las que acus de haber dado “un espectculo ridculo” durante las audiencias llevadas a cabo estos das en el Congreso para investigar el vertido de crudo en el golfo de Mxico. “Se tiene que acabar eso de sealarse unos a otros con el dedo”, dijo. “Hay suficientes responsabilidades por asumir para todos”.

En aquellas comparecencias, BP acus a la compaa que operaba la plataforma, Transocean, de no haber tenido en cuenta “lecturas anmalas” de la presin del oleoducto; Transocean replic que BP tom decisiones errneas y busca las causas del suceso en los trabajos de cimentacin encargados a la empresa Halliburton. Esta dijo que sigui las rdenes de BP y que Transocean empez a trabajar antes de que el cemento cuajara.

Obama anunci el fin de la “ntima” relacin entre las petroleras y las agencias gubernamentales reguladoras y comunic que haba ordenado una profunda revisin de las directivas que dicta la agencia estatal que controla las perforaciones. “Ya no va a valer con confiar, vamos a verificar” que lo que afirman las compaas -que desarrollan sus perforaciones con seguridad- sea cierto. “Confa pero verifica”, ese ser el lema a partir de ahora.

Obama estaba muy enfadado, y asumi que el pueblo norteamericano, tambin. Dijo que no crea que nadie estuviera contento con lo que se haba visto y escuchado esta semana en el Capitolio. “Desde luego yo no lo estoy”. Fuentes cercanas a la Casa Blanca especulaban estos das con que la paciencia del presidente se estaba agotando, que estaba frustrado y decepcionado con el desarrollo de los acontecimientos. Ayer fue manifiesto. Los periodistas que asistan a la comparecencia se miraban sorprendidos ante el brote de mal humor que mostr el presidente -no casa con su carcter-.

Distintas informaciones de la prensa norteamericana hablan de que la mancha de crudo en el golfo de Mxico podra ser mucho ms grande de lo que reconoce la Administracin -5.000 barriles de crudo al da-. El presidente dijo que, debido a que no hay manera de llegar hasta el foco del vertido, habr que esperar para saber qu pasa.

Mientras el presidente se despachaba, robots submarinos trataban de conectar un tubo al conducto que derrama petrleo en un nuevo intento por reducir la fuga que ha dejado escapar ms de 17,6 millones de litros de crudo. El objetivo es que ese tubo succione el crudo hacia un buque cisterna.

Noticias relacionadas:
//www.escuelaasturianadesurf.com/?p=2225
//www.escuelaasturianadesurf.com/?p=2171

Fuente: El Pais