Photobucket

Corra el ao 1993 y el diario El Comercio publicaba una noticia con los surfistas Jess Espina, Emilio Manso, Juan Torres “Minichini”, Enrique Delas “Momo”, Gabi y el instructor de la Escuela Asturiana de Surf, Hugo Surez, como protagonistas. El potico lenguaje del redactor nostransporta a aquellos maravillosos aos en la escalera 10 de la playa de San Lorenzo en Gijn.

Transcribimos a continuacin, el texto ntegro de la noticia.

Los pelos amarillentos y ensortijados, los cuerpos tostados al sol y fuertes de luchar contra el oleaje. Estn todo el da en la playa a la espera de que aparezca una serie de olas susceptible de ser “surfeada”. Es entonces cuando llevan a cabo lo que casi parece un ritual: agarran sus tablas y se meten al agua. Una brazadas para adentrarse en la mar y “a surfear”. Tienen sus normas y su forma de hablar; lo nicoque desean es que sean cumplidas, ya que cabalgar sobre una ola, es para elllos, “la nica forma de olvidar los problemas terrenales”, citando a Sunny Garca, uno de los surfers hawaianos mas prestigiosos del mundo.

Fuente: El Comercio