En mis aos de fotgrafo de surf pude ir recopilando un buen puado de situaciones o de vivencias lmite como para escribir un libro… caminos sembrados de minas en Mauritania, araas de picadura mortal en Australia, un accidente en un barco en Margaret River en el que me romp varios huesos, vuelos surrealistas como el del Maldivas con salida desde Barcelona en un Tupolev haciendo escalas en Sofia (Bulgaria), Dubai, Male y con la cada de un misil que nos precedi unas horas en el viaje de regreso en Sofia, sustos como el que pas cuando regresaba nadando al barco en Maldivas para cambiar el rollo de pelcula y no dejaba de or los gritos de la gente del barco pidindome que nadara ms rpido (ya senta la aleta de tiburn a pocos metros detrs de m), la odisea que pasamos en Panam cuando Eunate Aguirre se dio un buen golpe con las rocas del fondo en la cabeza y tuvimos a un polica siguindonos para sacarnos dinero al habernos dejado la documentacin…

En las charlas de playa entre surfistas siempre aparecen este tipo de historias, historias jartas, historias de sesiones escalofriantes, cazadas asesinas, momentos de tensin, bien en tierra o en el agua, en carnes propias o como testigos directos de algn suceso impactante. La vida de un surfista, sobre todo de un surfista viajero, est plagada de aventuras y de experiencias vitales al lmite, como las que nos cuentan algunos de ellos en Historias Jartas…

F. Muoz

Photobucket