Los tonos verdes del Cantábrico , nos recuerdan a la Malaquita,  nombre que viene del latin malachites, en alusion a su color. La  malaquita es la piedra de la inteligencia y favorece la inspiración; es el símbolo de la creatividad, es la llamada piedra del equilibrio, porque ayuda a canalizar las propias energías y dirigirlas hacia un objetivo. Protege de los peligros y ayuda a afrontarlos, como así dan fé, Federico, Carlota, Javier, Jesús, Lucia, Kepa, Paco, Juan, José María, Laura, Hannah, Conchi, Daniel, Veronica, Fernando, Susana, Isabel, Eugenio, Joanna, Laura, Guillermo, Fermín, Álvaro, Alejandro, Miguel Angel, Mª Lourdes y Alicia.

Es utilizada para la purificación de cuerpos energéticos y en el campo físico.  Actúa sobre el chakra tercero y cuarto. Mejora la estado de animo, ayuda a regenerar los tejidos, equilibra desarreglos emocionales y situaciones de crisis. A diferencia de otros minerales, la Malaquita, no emite energia, la absorbe, por lo que tiene la capacidad de absorber el dolor y la energí­a negativa de las zonas enfermas.

Malaquita