Lucia_martiño

Nueva Zelanda es el próximo destino de Lucí­a Martiño. La joven surfista gijonesa ha sido convocada con la selección que representará a España en el Campeonato del Mundo, que comenzará a mediados de este mes de enero.

«Estoy muy contenta porque me han llamado para ir con el grupo», destaca Lucí­a, quien a sus quince años ya tiene experiencia en un Mundial. Tomó parte hace tres años en una cita mundialista y acabó en el puesto 37. Tení­a 13 años y competí­a en sub 18. Ahora, aspira a mejorar esa posición en Piha Beach. Junto con el resto del equipo, pondrá rumbo a Nueva Zelanda el dí­a 17. La competición comienza tres dí­as después.

«Confí­o en poder mejorar esa marca y colocarme entre las veinte primeras», detalla Lucí­a Martiño, quien ha intensificado su preparación con vistas a Nueva Zelanda. En diciembre, pasó quince dí­as en Marruecos haciendo surf y en estos dí­as, ya en Gijón, trata de coger olas cuando el mar le deja y también acude al gimnasio y practica ciclismo. Lucí­a ha experimentado una notable progresión desde que empezara a dedicarse al surf, con once años. Desde entonces, ha ido escalando posiciones hasta llegar a lo más alto del podio en los Nacionales. De hecho, el año pasado puso el broche de oro a una buena campaña al proclamarse campeona del Circuito Nacional de surf sub 18, mejorando su segundo puesto de 2008.

«Que las olas estén bien»

A Nueva Zelanda, Lucí­a Martiño acude con una gran motivación y espera que «las olas estén bien para que cada uno pueda hacer lo que sabe». En el inicio de año, esta joven gijonesa se marca unos objetivos muy claros par ala temporada. Lucí­a quiere competir en el Europeo, que se disputará en el mes de mayo. También competirá en el circuito pro júnior europeo. Y todo ello compaginado con sus estudios, que no descuida.

Globe, Oxbow y Monster se cuentan entre sus patrocinadores y Lucí­a, que este año cumplirá los 16, se ha confirmado como una de las más firmes promesas del surf femenino nacional. Un mérito al que hay que añadir el poco tiempo que hace que se decidió a coger olas. Todo comenzó en la riosellana playa de Vega, donde comenzó a recibir clases de los hermanos Dani y Raúl Garcí­a. Después, pasó a prepararse en Gijón, en la Skool Surf, y en cuanto comenzó a competir, destacó.

Ahora, le aguardan las rebeldes aguas que bañan la costa neozelandesa, donde esta alumna de Manu Ruiz, responsable de su preparación, y del gijonés Dani Aznar tratará de acercarse un poco más a su sueño de vivir del surf.

Fuente: El Comercio