Expo Juan Fernandez

El fotógrafo asturiano trata la intimidad del surfista en esta serie de obras. Juan Fernández (Gijón, España, 1978) comienza a interesarse por la fotografí­a a la edad de 15 años. Unos meses después publica su primera fotografí­a en una revista de surf. Desde entonces se ha especializado como fotógrafo y periodista dentro de la industria del surf, tanto en el mundo editorial como publicitario. Ha estudiado fotografí­a en el centro CEV de Madrid y también es licenciado en periodismo.


Durante este tiempo Juan ha trabajado para compañí­as como Quiksilver, Billabong, Pukas, Reef, Lost o Slash entre otras. Dentro del mundo editorial ha publicado sus trabajos a lo largo de todo el mundo en publicaciones como Surfer Rule, The Surfer´s Path, Surf Europe, Surfer magazine, Surf News y The Surfer´s Journal.

IN & OUT (Del 16 al 31 de Marzo)

La serie del autor Juan Fernández «IN&OUT» nos habla sobre un concepto olvidado y que pocas veces se refleja cuando se trata la intimidad del surfista. Tras esta obra caemos en la cuenta de la encarnación del más puro sentimiento humano sobre la pasión y el interés por aquello que nos atrae, el vértice donde se encuentran la acción y el reposo.

El ví­nculo que suscita la acción IN&OUT, como la llama Juan Fernández, se traduce en un bucólico sentimiento visual del hombre frente al mar con todo lo que ello supone: atención, concentración, curiosidad, miedo, satisfacción e incluso relajación. Extrae las más profundas ví­sceras del surfista con el único propósito de que las sensaciones del mismo entren y salgan de él al mismo ritmo que el vaivén de las olas y las mareas.

Ese resumen de lo cotidiano dentro de la vida del surfista, sin caer en lo obvio, rescata la percepción del hombre ante su entorno. De cómo observa concentrado las condiciones del mar; prepara su tabla con mimo; avanza descalzo por la pasarela hacia otro mundo; respira con í­mpetu el fuerte olor a mar; se envuelve de la majestuosidad de la bahí­a que le cobija; moja sus pies y su último pensamiento terrestre; corre con determinación y sin mirar atrás para, minutos u horas más tarde, terminar contemplando lo vivido desde una percepción empí­rica. Ese í­ntimo momento en el que el protagonista digiere cada instante dotado de miedo y entusiasmo que le conduce al final del dí­a; un placentero camino a casa guiado por un montón de sentimientos empapados en salitre.

Más información en mediadvanced.es