La construccin del polmico muro submarino en cuatro playas de la ciudad terminar este verano con una dimensin mucho ms reducida de lo prevista. El Ayuntamiento de Barcelona dar por finalizado en junio el proyecto de espigones que pretenda proteger la arena en cuatro playas pero que finalmente solo se ejecutar en dos (Mar Bella y Bogatell).

La reduccin de la obra fue decidida porque las pruebas realizadas en una playa artificial construida en Madrid no ofreca garantas de que el espign fuese capaz de detener la prdida de arena, segn explic ayer el ayuntamiento.

El proyecto original, presentado en el 2006, prevea un muro continuado de 4,3 kilmetros en cinco playas (Nova Icria, Bogatell, Mar Bella, Nova Mar Bella y Llevant) ms el dique emergente de la Barceloneta. La obra fue valorada en ese momento en unos 38 millones de euros. Aunque finalmente tres playas no tuvieron ninguna intervencin, el ayuntamiento termin pagando prcticamente la misma cantidad: unos 33 millones de euros, segn reconocieron ayer los responsables municipales.
Imma Mayol, concejala de Medio Ambiente, explic ayer que la decisin de recortar el proyecto ya haba sido tomada hace mucho tiempo aunque no precis cundo.

El ayuntamiento y el Ministerio de Medio Ambiente decidieron hace tres aos encargar pruebas en una playa artificial construida en un laboratorio en Madrid. La obra fue motivada por la sospecha de tcnicos y cientficos de que un muro sumergido de ocho metros podra ocasionar una menor circulacin del agua, un aumento de su temperatura y, por ende, mayor presencia de bacterias.
Tras esas pruebas, segn dijo el ayuntamiento ayer, se descart hacer la obra en las dos playas ms cercanas al Frum, pero no por motivos de salubridad sino por la falta de garantas de resultados.

Mayol explic ayer que los nuevos espigones no garantizan que la arena se deje de perder durante los fuertes temporales, pero asegur que el impacto ser mucho menor y que la arena se quedar ms cerca y, por tanto, ser ms econmica su reposicin.
El espign encierra de punta a punta la playa de la Nova Mar Bella desde el ao pasado. Tiene una altura de ocho metros y deja circular el agua en los dos metros ms prximos a la superficie. En estos momentos, el ministerio culmina otro muro idntico en la playa aledaa, Bogatell, que estar completamente construido a finales de junio. Segn el ayuntamiento, la calidad de las aguas en estas playas no ha sido afectada por ninguno de los espigones.

El plan, presentado en el 2006 por el ministerio, tuvo alegaciones de deportistas, socorristas, asociaciones nuticas e, incluso, del propio ayuntamiento, que pidi una obra menos agresiva.

REPOSICIN HISTRICA / El ayuntamiento tambin anunci que el martes comenz la reposicin de arena ms importante que se ha hecho desde 1992 para inyectar un total de 750.000 metros cbicos de arena, un tercio de la superficie actual.

Los trabajos estn a cargo de un barco con 3.500 metros cbicos de capacidad que efecta seis viajes al da desde el Maresme, donde recoge la arena. El coste de la ltima reposicin, prevista tambin en los trabajos de construccin de los espigones, ascendi a 4,5 millones de euros.

Durante el proceso de reposicin, quedar restringido por zonas el acceso a las playas. A finales de junio, cuando comience la temporada alta, las playas quedarn despejadas. Los trabajos del muro de Bogatell avanzan con retraso debido a que este ao el litoral sufri hasta seis temporales que afectaron el camino que usan los camiones para arrojar las piedras al espign.

Mayol tambin ha asegurado que el retraso del proyecto de estabilizacin de las playas se debe a que el ayuntamiento quiso asegurarse de que las obras no empeoraran la calidad de las aguas y que no afectaran a la salud de los baistas.

Fuente: El Periodico